El Área de Educación, Género y Sexualidades y el Área Educación y Diversidad Sociocultural del Centro de Innovación y Desarrollo para la Acción Comunitaria (CIDAC) de la Facultad invitan, en el marco de la inauguración de su Centro de Documentación, al panel
Jóvenes, sexualidades, derechos y prácticas culturales
Viernes 1º de julio - 15 hs.
Centro de Innovación y Desarrollo para la Acción Comunitaria (CIDAC)
Facultad de Filosofía y Letras
Suárez y Lafayette, Barracas, CABA
La apertura estará a cargo de Hugo Trinchero (Decano FFyL-UBA), Silvana Campanini (SEUBE FFyL-UBA) y Liliana Sinisi (Coor. UBANEX).
Participarán del panel:
Graciela Morgade (educación y género - UBA)
Mónica Tarducci (antropología y género - UBA)
Silvia Bacher (periodista, jóvenes y medios)
Sonia Santoro (periodista, género)

Se entregarán certificados de asistencia.


Más información:
Pagina12 / Suplemento SOY / Viernes, 24 de junio de 2011
a la vista

Río turbio

El viernes 17 de junio Octavio Romero apareció muerto en el Río de la Plata. Desnudo y con un golpe en la cabeza. Era el primer suboficial de Prefectura que, habiendo salido del closet hacía poco tiempo ante sus compañeros y superiores, iba a casarse con otro hombre. La hipótesis del crimen de odio inevitablemente ronda esta muerte y el pedido de esclarecimiento y justicia no cesará.

Por Sebastián Hacher
/fotos/soy/20110624/notas_y/oct.jpg
OCTAVIO ROMERO Y SU NOVIO GABRIEL GERSBACH

Octavio Romero, el primer suboficial de Prefectura que iba a protagonizar un matrimonio con otro hombre, apareció muerto en el Río de la Plata. Lo estaban buscando desde el 11 de junio. A pocos metros de donde encontraron el cuerpo, alguien dejó un ramo con cuatro flores rojas. Quedaron enganchadas entre los alambres de una de las rampas sin terminar, justo en el centro de una playa de escombros. En ese mismo lugar, el viernes pasado al mediodía un hombre que salía en su embarcación desde el Club Belgrano vio un cuerpo que flotaba al ritmo de la marea. Las olas por momentos lo expulsaban hacia la orilla y en otros amenazaban con volver a tragárselo. Su familia, los amigos y las cientos de personas que habían inundado las redes sociales con su foto tardaron pocas horas en saber que el misterio de su paradero se convertía en un enigma mucho más denso. ¿Fue un crimen de odio, un mensaje mafioso de un sector intolerante de la propia fuerza, una venganza? Que haya sido una casualidad parece la hipótesis más extraña teniendo en cuenta el relato de los peritos y el de sus amigos que lo estaban esperando aquella noche para ir a una fiesta y que estuvieron en comunicación con él.

Los peritos que hicieron la autopsia llegaron a la conclusión de que Octavio fue arrojado al agua desnudo, mientras agonizaba por un fuerte golpe en la zona frontal de la cabeza. "Fue un golpe muy importante en la zona frontal del cráneo", confió una fuente con acceso a las pericias. Todavía no se sabe si lo tiraron en ese mismo lugar donde apareció el cuerpo o si el agua lo arrastró hasta ese paseo costero de Vicente López. Lo que sí está claro es que salió de su casa de forma apurada: las luces de las cinco habitaciones del departamento y el flamante televisor de pantalla plana que había comprado estaban prendidos, el saco de pana rojo que pensaba ponerse para salir seguía colgado en el placard, y sobre la mesa quedaron los trescientos pesos que le había dejado su novio.

La última señal de vida la dio a las 20.30, cuando habló por teléfono con Mariela, una de sus amigas.

–Ya estoy listo para salir –le dijo.

El plan era ir juntos a la fiesta, pero ella no estaba preparada. "Le dije que fuera él, que yo iba directamente y nos viéramos ahí. Llegué a las once y ahí me enteré de que de las diez lo estaban llamando y no contestaba el teléfono", contó luego ella.

Desde ese momento, nadie supo nada más de él. A las once, sus amigos dieron la voz de alarma porque no respondía los llamados, y Gabriel Gersbach, su pareja desde hace doce años, fue hasta el departamento. Las bebidas que Octavio pensaba llevar a la fiesta estaban en la heladera. Lo único que faltaba era una campera de lana color tiza.

Señas particulares

Octavio iba a cumplir 34 años el 27 de junio. Quienes lo conocen desde siempre y ahora se reúnen para buscar respuestas a lo que pasó recuerdan que llegó a Buenos Aires viajando a dedo, con el resultado de los exámenes para entrar en la escuela de Prefectura Naval en el bolsillo. Se había ido de Curuzú Cuatiá, su tierra natal, siendo apenas un adolescente. Ni su identidad ni sus planes de conquistar el mundo parecían caber en la geografía de ese pueblo correntino de treinta mil habitantes. Para escapar hizo lo que muchos: garantizarse techo, comida y trabajo estable lejos del hogar materno. A los 20 ya había terminado la escuela de suboficiales, vivía en la casa de un camarada y se cuidaba de que en el trabajo descubrieran su homosexualidad, y que en los boliches supieran de qué trabajaba. Mantener esa doble vida no le costaba, o al menos no le era nada ajeno: cualquier gay que se haya criado en una cultura tan conservadora como la correntina o la de tantas provincias, o la de tantos pequeños mundos, sabe muy bien cómo hacerlo.

Gabriel cuenta que se conocieron en La France, uno de los boliches de moda a finales de los ’90. Un amigo de Gaby quería conocer a ese chico esbelto y de sonrisa ancha que bailaba en la pista. Gaby se ofreció a hacerle gancho.

–Mi amigo te quiere hablar –le susurró al oído.

Octavio le sonrió y dijo:

–Pero yo quiero hablar con vos.

Un rato después llegó el primer beso y enseguida el amor. Gabriel lo invitó a América y a recorrer todo el circuito gay de Buenos Aires, que el correntino todavía no conocía. A los cuatro días de estar juntos ya eran novios, pero recién al mes Octavio se animó a confesarle que el trabajo en la empresa naval del que le había hablado era una verdad a medias: lo suyo era la navegación ligada al Estado. Después de esta salida del closet laboral se fueron de vacaciones a Brasil y a la vuelta terminaron viviendo juntos, casi sin darse cuenta.

Octavio se había convertido en la ciudad en un tipo desenvuelto: cuando se conocieron, recuerda Gabriel, no era tan común ver a dos hombres de la mano en Buenos Aires, pero a él no le importaba besar a su nuevo novio en la calle. Durante la semana trabajaba cinco horas por día en el Edificio Guardacostas, la sede central de la Prefectura. Allí era uno de los pocos suboficiales entre los prefectos de la oficina de Control de Gestión, que se encarga de supervisar a los buques extranjeros. Mientras la mayoría de sus compañeros de promoción había sido enviada a distintos puntos del país, a él habían preferido tenerlo cerca. “Sus jefes lo adoraban”, dicen desde su entorno. Gracias a los horarios reducidos y las becas, había hecho un traductorado de portugués y otro de inglés, y le faltaba terminar la tesis para recibirse de licenciado en Relaciones Internacionales en la Universidad del Salvador. Recibirse y hacer una carrera era una especie de plan de fuga. Así como antes se había ido de su pueblo de la mano de Prefectura, la licenciatura y los dos traductorados eran un pasaporte hacía una vida alejada de los uniformes y las armas, dos cosas que cada vez le gustaban menos.

Octavio tenía cinco hermanas y dos hermanos. Todos los meses ayudaba de distintas formas a su familia. A veces les pagaba el teléfono a la madre, otras les enviaba dinero o regalos. No bien supieron de su desaparición, la madre y la mayor de sus hermanas viajaron a Buenos Aires para sumarse a la búsqueda. El día que encontraron el cuerpo, la madre tuvo que ser internada por un pico de presión. Los hermanos y las cuñadas de Gabriel, radicados en Francia y España, se tomaron un avión y el martes se reunieron con el resto de la familia en su casa de Vicente Lopez. "Vamos a despedir a Tavo en casa de mamá, juntos con los que lo amamos, vamos a llorar de risa, como a él le gustaba, a recordarlo siempre feliz, a brindar por él", escribió Gabriel en Facebook.

¿Quién lo mató?

Hasta ahora la Justicia mantiene el secreto de sumario, y todas las hipótesis que se tejen alrededor del caso no dejan de ser eso: hipótesis. Ni los vecinos ni las prostitutas que paran alrededor de su casa vieron nada sospechoso. En el departamento no faltaba nada de valor: un día antes le habían entregado un televisor que le había alegrado la semana y había varias computadoras y teléfonos que seguían en su lugar. No fue robo el móvil ni tampoco nadie se ocupó de que lo pareciera. No bien se denunció la desaparición, la policía revolvió cada habitación en un allanamiento que duró más de cuatro horas, sin encontrar ningún indicio de violencia. “Pudo haber salido –concluyeron los investigadores– con alguien que le pidió que lo acompañase a algún lado, o porque recibió un llamado urgente.”

Octavio era un hombre de muy buen estado físico: iba al gimnasio y a nadar tres veces por semana, practicaba gimnasia aeróbica y acrobacia sobre tela. “Para dominarlo –dice Gabriel, su pareja– se necesita más de una persona.” Eso, y que el cuerpo haya aparecido desnudo y en el agua, hace que las sospechas apunten hacia el interior de la propia fuerza, que hasta ahora no emitió ningún comunicado oficial sobre su muerte. No deja de ser una ironía sino un mensaje mafioso que justamente quien trabajaba en Prefectura fuera hallado muerto flotando en el río.

"Pudo haber sido un mensaje interno de la fuerza: alguno que esté diciendo 'mirá, te matamos a tu medallita de oro' a los superiores o a otro sector", dice Gabriel.

"Yo me juego a que fue un taxi boy o un amante despechado", arriesga un hombre de la Policía Bonarense, siguiendo la lógica de manual que las fuerzas de seguridad usa para estos casos: aun antes de cualquier investigación, si desaparece una mujer la sospecha es que se fugó con un amante. Y si matan a un gay, que lo asesinó un taxi boy. "Los gays –asegura la fuente– son vulnerables a este tipo de hechos delictuales".

Luego de obtener el último título, Octavio había decidido salir del closet en su trabajo, y poco después de la sanción del matrimonio igualitario pidió autorización a sus jefes para casarse. La planta mayor le había dado el permiso, pero por lo bajo preguntaban si se iba a presentar en el Registro Civil de uniforme o de civil. En paralelo, en los baños aparecieron algunas pintadas del mismo calibre del que se pueden encontrar en cualquier colegio secundario en el que estudian alumnos gays. El comentario más agresivo –que según algunos de sus allegados circuló en un foro de Internet– decía que “no se puede permitir que un homosexual manche el honor de la institución”.

Tres meses atrás, esos comentarios anónimos se convirtieron en un incidente. Un grupo de compañeros le gastó una “broma”, encerrándolo en un cuartito para interrogarlo por su condición sexual. El apriete no pasó a mayores porque Octavio se plantó, pero ahora esos hechos cobran otra dimensión. Tampoco se descarta que haya visto algo turbio en el interior de la fuerza, aunque sus allegados descartan esa posibilidad. “Nunca –dice Gabriel– dijo que tenía miedo por algo.”

Lo que sí está claro es que Octavio no era un tipo común dentro de la fuerza. En los festejos del Bicentenario desde la jefatura le habían pedido que trabajara en la organización de varios eventos y solía tener línea directa con varios oficiales superiores que le asignaban tareas donde hacía falta diplomacia y buen gusto. Había viajado a Europa dos veces –la última a París y a Bilbao en marzo– y llevaba una vida social intensa, llena de actividades y fiestas. “Se había armado una gran vida –dicen sus amigos–. Eso, sumado a que era gay, pudo haber despertado una especie de envidia entre sus compañeros de trabajo, en un lugar de mentalidad muy cerrada y corporativa.”

Al cierre de esta edición, la Justicia analizaba su teléfono celular, la computadora, su casilla de correo y una cuenta de manhunt.net, uno de los sitios de contactos gays más populares del momento. Los datos de todas las cuentas fueron aportado por Gabriel, que no cree que se trate de uno de esos casos donde el asesino es un amante ocasional.

Desde la Comunidad Homosexual Argentina, la CHA, decidieron intervenir en el caso enseguida. “Cualquiera de estos casos automáticamente nos pone en un estado de alerta, porque sabemos lo que son los crímenes de odio. Vamos a poner a disposición nuestra área jurídica y pedir información sobre el caso a la Justicia”, dice César Cigliutti, presidente de la organización. La campaña para exigir justicia se centraliza en la página web www.octavioromero.net, donde se pueden leer decenas de textos escritos por sus amigos. Todos hablan de alguien vital, que había logrado construir una vida plena haciéndose de abajo. “Se había trazado un objetivo y lo estaba logrando”, dice uno de sus amigos, un diseñador de modas y bailarín que desde que conoció la noticia no encuentra fuerzas para retomar sus actividades.

Uno de sus mejores amigos, el músico Mariano Keselman, se casó en noviembre del año pasado. Octavio fue a la fiesta vestido de frac, pero con pantuflas de tigre en vez de zapatos. Lo que en otro podía parecer una broma fuera de lugar en él se convirtió en un éxito. “La gente pensó que lo habían contratado para animar la fiesta: bailó con todas las chicas del lugar y todos quedaron encantados. Es como con la actuación: si vos no te lo creés, el otro no se la cree. Y Octavio se la creía.”

“Una vez –cuenta Joaquín, el menor de sus cuñados– dijo que cuando se muriera el quería que lo cremen y esparzan sus cenizas en Tierra del Fuego”. La familia materna no conocía ese último deseo y al cierre de esta edición planeaba enterrar el cuerpo en su Curuzú Cuatiá natal.

Página12, Las12, Viernes, 17 de junio de 2011
entrevista

ARRIBA LAS PIERNAS

La Policía Metropolitana tiró abajo las puertas de un consultorio de Constitución en donde una mujer se estaba realizando un aborto. El operativo fue transmitido como un show en la televisión. Las Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto creen que no se trató de un hecho aislado, sino de la persecución del macrismo a los derechos de las mujeres trabajadores. En tanto, ellas, con su línea para informar sobre abortos seguros, ya recibieron nueve mil llamados y siguen intentando garantizar la salud de las mujeres.

Por Luciana Peker
/fotos/las12/20110617/notas_12/past.jpg

“Si vas a abortar en tu casa, que sea durante el primer trimestre. Si vas a abortar con pastillas que sean de misoprostol. Si vas a hacerte un aborto, que sea seguro. ¡Es tu derecho” es el lema de las Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto.

Ellas son apenas una ronda de mesa, pero han dado vuelta la mesa de discusión sobre la interrupción voluntaria del embarazo para pasar de la teoría a la práctica de ayudar a mujeres desesperadas con información, sin proveerles datos concretos, pero sí intentando que corran menos riesgos.

Ellas son una organización política que da información (no recomiendan, ni indican, ni asesoran, ni son médicas) desde julio del 2009, en donde decidieron dar un celular para evitar las muertes, las lesiones, las angustias e, incluso, los abortos forzosos (por parte de padres, novios o patronas) en las mujeres. Desde ese momento hasta ahora ya recibieron más de nueve mil llamadas y estiman que este año otras cinco mil personas (embarazadas, novios, padres, madres y patronas) llamarán al celular de información sobre aborto seguro que atiende todo el colectivo político de la agrupación.

“Aborto inseguro NUNCA MAS”, dice el cartel que está detrás de la ronda de mate, charlas, atención y análisis en un nuevo local a la calle que abrieron en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, ahí donde el aborto no es tabú, sino tema cotidiano y la orientación es bienvenida. Los prejuicios no. “Mauricio Macri no persigue al aborto, persigue el aborto de las mucamas”, sentencia la abogada Luciana Sánchez.

Ellas también denuncian que la gestión macrista no compra ni provee anticonceptivos, que tampoco realiza jardines maternales, pero que persigue a farmacias o médicos que atienden a mujeres de clase media o media baja como una estrategia política de colocarse en un rol conservador. De hecho, la semana pasada, la puerta del consultorio de un médico fue tirado a patadas por la Policía Metropolitana mientras ayudaba a una mujer que portaba un embarazo no deseado. “La estrategia es correr a Cristina con el tema del aborto también en la Cámara de Diputados, para que se discuta en aborto y colocar este debate como un supuesto piantavotos”, analiza la trabajadora social Verónica Marzano.

Las dos saben que las mujeres que se encierran en el baño a rogar por una sola rayita en el test espontáneo de embarazo, que piden que ese chorrito de pis puesto en un minicuadradito las desligue de un embarazo, son las destinatarias de su esfuerzo, de su escucha, de su lucha política y del manual Todo lo que querés saber sobre cómo hacerse un aborto con pastillas, de las Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto, de Editorial El Colectivo. El libro también se puede bajar por Internet. Porque la idea no es sólo luchar por una idea sino que la mortalidad materna y el sufrimiento bajen.

“Hay toda una situación de avance en los derechos de las mujeres de acceso a un aborto seguro, pero una clara intención del gobierno macrista de retroceder”, remarca Sánchez

La semana pasada la Policía Metropolitana irrumpió en el consultorio de un médico que estaba practicando un aborto. ¿Creen que fue un hecho aislado o parte de una decisión política?

Luciana Sánchez: –Hace un mes hicieron un operativo en una farmacia que vendía oxaprost, supuestamente, sin receta, en San Juan al 1600, por Constitución, y la detención del médico también en la zona sur de Buenos Aires no nos parecen situaciones aisladas. El macrismo ya no está sólo haciendo cosas por omisión, como no mandar ambulancias a las villas 21 o 31 en un abandono de la salud pública, sino que además avanza en la persecución. Mientras que los anticonceptivos que hay en los hospitales de la ciudad no son comprados por la Ciudad sino por el Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación. Pero, además, no sólo no los compra, ni siquiera pone una carpeta para repartirlos.

¿El macrismo no compra anticonceptivos y tampoco reparte lo que les da el gobierno nacional?

Verónica Marzano: –Las denuncias que nos llegan son que los anticonceptivos no llegan a los centros de salud porque no hay ni camionetas para repartirlos o que los ponen en subsuelos que se inundan y que hay partidas enteras de anticoncepción de emergencia que se han perdido porque se mojaron.

En la Ciudad de Buenos Aires una ley obliga a invertir el primer millón de pesos recaudados en bingos a la anticoncepción gratuita. ¿No se cumple con esta norma?

L.S.: –Es que el millón de pesos es para el Programa de Salud Sexual y Reproductiva porteño y no para la compra de anticonceptivos. Entonces, se pagan gastos básicos y los sueldos del poco personal que hay. Pero la Ciudad no compra anticonceptivos. Además, hay una persecución política del macrismo para que los funcionarios no den información.

La candidata a vicejefa de Gobierno y actual ministra de Desarrollo Social, de la cual depende la Dirección de la Mujer, María Eugenia Vidal, se declaró en contra del aborto. ¿Si fuera coherente, no tendría que reforzar el reparto de anticoncepción gratuita para evitar embarazos no deseados y que no se produzcan abortos?

L.S.: –Todo el mundo sabe que subió la maternidad adolescente bajo el gobierno de (Mauricio) Macri.

V.M.: –Si aumenta la maternidad adolescente tiene que ver claramente con que hay chicas que no tienen opción y tienen amigas que terminaron muertas o sin útero por haberse hecho un aborto en las condiciones en las que ellas pueden acceder a un aborto. Hay chicas de menos de treinta años que ya tienen una mochila pesada de tragedia y criminalización.

Hasta ahora siempre se dijo que el aborto era un delito no perseguido y que, por lo tanto, no tenía razón de ser como delito. ¿Empezar a perseguirlo como hizo la Policía Metropolitana es una estrategia para reforzar la persecución al aborto?

L.S.: –Hay algo importante de aclarar: Macri no tiene competencia para perseguir el aborto porque es un delito –y eso le corresponde a la Policía Federal y a los jueces federales–. La Ciudad no tiene un sistema penal propio. Sí hay algunas instancias delegadas –como el ejercicio ilegal de la medicina– y puede perseguir contravenciones y faltas. Por eso, acusa al médico de ejercicio ilegal de la medicina, que entra en su competencia. Pero la Policía Metropolitana entra al consultorio a patadas (como se pudo ver en televisión) porque necesita encontrar al médico con las manos en la masa, si no su intervención es ilegal porque ellos no tienen competencia para investigar abortos. Lo que pasa es que lo quieren usar para la campaña electoral, porque Macri es antiaborto. Por eso la Metropolitana entrega la filmación a un canal de televisión.

¿El electorado de la ciudad de Buenos Aires es antidespenalización del aborto?

L.S.: –Las encuestas que hay en la ciudad muestran que hay más o menos un 70 por ciento de las personas a favor del aborto, pero eso dice que hay un treinta por ciento que no lo está.

V.M.: –Me parece que la estrategia de Macri es posicionarse enfrente del Gobierno. Y él supone que perseguir que las mujeres no aborten es diferenciarse del Gobierno.

La esposa de Mauricio Macri (Juliana Awada) está embarazada. ¿El marketing político llega tan lejos?

V.M.: –Sin dudas. El quiere mostrar sus diferencias con el gobierno por derecha y cree que el aborto lo diferencia de un gobierno progresista. De hecho, María Eugenia Vidal tiene que ver con esta campaña. La investigación al médico tenía cinco o seis meses y recién sale ahora en plena campaña electoral. Pero el conservadurismo retrógrado ya no es acompañado por la sociedad.

¿El procedimiento a la Metropolitana puede tener como efecto el encarecimiento de los abortos clandestinos?

V.M.: –Probablemente sirva para aumentar el precio, porque el médico puede alegar mayores riesgos, y probablemente sirva para aumentar el negocio. En el mercado va a aumentar el precio. Pero en las mujeres va a aumentar el miedo, el estigma, y genera mayor retraso en buscar información, ansiedad y confusión. Lo que más nos preocupa es el impacto sobre las mujeres que se van a quedar embarazadas y van a buscar abortar.

L.S: –Esta intervención en un consultorio es una amenaza a las mujeres trabajadoras que abortan. No están allanando clínicas de Barrio Norte. Macri está impidiendo el acceso al aborto seguro de las trabajadoras.

Ni siquiera hay una persecución al aborto pero un buen sistema para prevenir embarazos no buscados. Y tampoco hay redes de jardines maternales para las mujeres que tienen hijos. ¿El gobierno porteño deja desamparadas a las mujeres frente a cualquiera de sus deseos y decisiones como ser o no madres?

L.S: –Macri es un racista y ya lo sabemos todos. Pero es un racista neoliberal. Y deja que las trabajadoras la pasen mal siempre: en el acceso a la anticoncepción, en el acceso a la maternidad y en el acceso al aborto. Macri no persigue el aborto. Macri persigue a las mujeres trabajadoras que abortan. Cuando persigue el misoprostol persigue la forma de aborto seguro de las mujeres trabajadoras. Cuando persigue a un médico en Constitución persigue a un médico que es muy respetado en Tandil –donde la gente lo está saliendo a apoyar– y no está queriendo defender a las mujeres de las mafias de los abortos clandestinos. Y, por lo que se pudo ver, no era un médico que le hacía abortos a cualquiera, sino a mujeres trabajadoras. No se está persiguiendo el aborto de cualquiera, se está persiguiendo el aborto de la mucama.

Aníbal Fernández dijo que él votaría a favor de la despenalización del aborto, pero el gobierno nacional no se manifestó a favor de cambiar la norma. ¿Creen que el macrismo se opone al Gobierno al oponerse al aborto o el Gobierno va a decir que no apoya la legalización del aborto?

V.M.: –El gobierno nacional no ha tenido nunca una política de persecución ni de estigmatización. Todo lo contrario. En el Congreso los diputados del Frente para la Victoria se han mostrado dispuestos a discutir el tema. Aníbal Fernández dijo que hay que encontrarle una solución a esta problemática y es lo mismo que decimos nosotras. Por lo menos no hacer una persecución penal a las mujeres es un paso adelante. La secretaria de Derechos Humanos se involucró en el tema y eso es un paso adelante. Este es un gobierno progresista y el aborto está en la agenda. Hay que discutirlo con las organizaciones sociales que están tomando la bandera del aborto legal.

L.S.: –Hay un mito de que (Jorge) Manzur, el ministro de Salud de la Nación, es malísimo y se come a las abortistas. La que era malísisma y se comía a las abortistas era (Graciela) Ocaña. El kirchnerismo desde el inicio viene planteando el aborto como un tema de agenda, pendiente y a resolver. En el Congreso, el bloque del Frente para la Victoria ha incrementado la cantidad de disputados/as a favor de la legalización del aborto. Nosotras creemos que, en este momento, la Coalición Cívica está obturando el debate probablemente para plantearlo en forma polémica en la campaña nacional, lo más cerca de octubre posible, con la misma estrategia que el macrismo. Es un tema que la oposición quiere usar políticamente porque Cristina es mujer y todo el mundo está atrás de saber si está o no a favor del aborto.

V.M.: –La Comisión de Legislación Penal del Congreso de la Nación está dilatando un dictamen. ¿Qué es lo que se está buscando? Usar el aborto para juntar o restar votos. Ya hay cincuenta diputados que apoyan el proyecto: ¿qué más vamos a seguir discutiendo?

Información sobre aborto seguro: 156-664-7070 / www.abortoconpastillas.info

MERLO PDF Imprimir E-mail
Sábado, 18 de Junio de 2011 07:27
Un pibe menos en manos de la policía

(AW) Un nuevo asesinato cometió la policía bonaerense. Está vez le tocó a un pibe, pobre como en la mayor parte de las ocasiones, de 18 años que vivía en Moreno. Tenía una operación en la cabeza producto de un accidente y lo molieron a golpes en la comisaría. Miguel Ángel Raigada se llama la nueva víctima de la "secta del gatillo alegre" y los turbios negocios.

gatillofacil
Moreno, 17 de junio de 2011 (Agencia Walsh - corresponsal).-


Miguel Ángel Reigada tenía 18 años cuando la muerte lo encontró dos semanas atrás en una comisaría de Barrio Matera en el partido de Merlo. Un pibe de Moreno, que andaba de la casa de la mamá al instituto de menores, de ahí a lo de su abuela y en el medio la vida, la droga, la cana.

Según las palabras de Mónica, su mamá, Miguel ya venía teniendo problemas con la policía. "Estuvo en un instituto durante un año. Yo estaba sola con dos nenes chiquitos y no podía hacerme cargo; el tenía problemas de drogas y una causa que continuó cuando salio del instituto. Se fue a vivir a lo de mi mamá en Merlo y los problemas con la policía siguieron. Un día cayó en la comisaría de Barrio Matera", relató Mónica.

Según las palabras de su mamá, Miguel tuvo un accidente cuando tenía 17 años. Mientras circulaba en una moto fue atropellado por un auto; el resultado de ese choque fue una fisura en el cerebro. La salud del joven estaba muy frágil debido a este tema ya que durante todo el año pasado padeció de una perdida de líquido encefálico. "Cayó en la comisaría de Matera acusado de una violación en visita", continuó Mónica en su relato. "En una carta que me escribió me dice: ma yo estoy bien, se me dieron vuelta no creas en lo que dicen traeme ropa urgente, anda al juzgado y deciles que me lleven ahí".

El viernes 27 de mayo el abogado se dirige al destacamento y le comunican que Miguel estaba en otro calabozo. "El lunes de la visita voy y lo tenían tirado, los presos me dijeron que de repente quedo así como inconciente y que no lo pudieron volver a reaccionar. Estaba tirado en una celda junto a un montón de bolsas de basura; le quise dar jugo pero no me contestaba, estaba inconciente, acostado en un colchón mojado, tenía puesto solo un short y estaba tapado con una frazada que yo le lleve. Luego lo trasladaron a la fiscalía perteneciente al juzgado de ejecución penal número uno de Morón así inconciente. Cuando fui a la fiscalía me dijeron que estaba siendo tratado por un psiquiatra y ya no lo llegue a ver. Yo quería que me escuche para que este mas tranquilo pero me dijeron que no se podía", contó Mónica.

Al día siguiente cuando la mujer llamó a la comisaría para informarse sobre la salud de su hijo le volvieron a decir que no tenían novedades al respecto pero le pidieron que se acercara a llevarle ropa. "En aquel momento estaban por llevarlo a una pericia psiquiátrica. Fue a buscarlo un patrullero y les pegunté a los policías por él pero no me respondieron, al rato lo sacan por la puerta del fondo. Solo llegue a ver su cabeza cuando lo trasladaban. Nadie me decía nada. Yo no entendía", dijo Mónica. Aquél día fue el último que vio a su hijo con vida.

24 horas después Mónica recibe un llamado de la comisaría por que había ocurrido un problema. Según lo que contaron los presos del lugar fue Miguel tuvo una convulsión que terminó en un infarto. "Dos días después me entregaron el cuerpo y me dijeron que murió de meningitis pero yo pienso que a el le pegaron y que con un solo golpe en la cabeza con el problema que el tenía podía ser terrible; y así fue", concluyó.
Mónica reclama que se investigue la muerte de su hijo Miguel Ángel, otro caso que se suma a la indiferencia de los medios masivos, de las instituciones, pero no de su familia que intentará saber qué sucedió realmente frente a la falta de claridad de la comisaría de Barrio Matera donde el joven pasó sus últimas horas de vida.


Fuente: Agencia Walsh




10 videos con la charla completa: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" realizada en la sede de Constitución de la Facultad de Ciencias Sociales de la cual participaron Horacio González, María Pía López, Eduardo Grüner, Pablo Alabarces y Christian Castillo. 1º Parte: Horacio González


1º Parte / Horacio Gonzalez / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


2º Parte: Pablo Alabarces


2º Parte / Pablo Alabarces / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


3º Parte: María Pía López


3º Parte / María Pía López / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


4º Parte: Christian Castillo


4º Parte / Christian Castillo / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


5º Parte: Eduardo Grüner


5º Parte / Eduardo Grüner / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


6º Parte: Horacio Gonzalez


6º Parte / Horacio Gonzalez / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


7º Parte: Pablo Alabarces


8º Parte: María Pía López


8º Parte / María Pía López / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


9º Parte / Eduardo Grüner / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


10º Parte: Christian Castillo


10º Parte / Christian Castillo / Debate: "Los intelectuales, el kirchnerismo y la izquierda" from tvpts on Vimeo.


Vía: TV PTS

8 femicidios en Mayo [vía Red Eco]

8 femicidios en Mayo
La estadística surge del monitoreo realizado por la Asociación Civil Artemisa Comunicación.

Graciela Leiva, Zulema de Valle Gómez, Graciela Angulo, Victoria Bertoa, Angélica Pacheco, Mónica Gonzalez, Alejandra Podestá y Claudia Mabel Meliza/Mandaio* fueron las víctimas de los femicidios (asesinatos por razones de género) cometidos en el mes de mayo. El informe está basado en el monitoreo de noticias de los principales diarios y de las tres agencias de noticias nacionales (Telam, Dyn y NA).
femicidio.jpg
Las ex parejas de las víctimas fueron detenidos e imputados por homicidio en 7 de los 8 casos: además, en la mayoría de estos había antecedentes de denuncias por violencia doméstica. Cabe señalar que la Oficina de Violencia Doméstica, que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, difundió un documento que señala que las denuncias por esta problemática crecieron un 38% en dos años.
El informe indica que en mayo de 2011 se registraron 712 casos, mientras que durante el mismo mes de 2009 se denunciaron 516. Se destaca también que en el 83% de esos casos la pareja de la víctima es la implicada en el acto de violencia.

*El cable de Telam menciona Meliza, en tanto el portal del Diario Uno de Reconquista cita Mandaio.

Fuente: RedEco
Avisa Sofía Luppino:
Enlace

Por la presente, los y las invitamos a la Presentación del

"Manual de género para niñas, niños y adolescentes",

de Irene Castillo y Claudio Azia

* * *


22 de junio de 2011, 18 horas, Salón Montevideo, Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires


* * *


Comentarán: Diana Maffía - legisladora de la CABA-, Luciana Peker -periodista-, Ricardo Ramón Jarne -Centro Cultural de España en Buenos Aires-, Irene Castillo y Claudio Azia -Grupo de Estudios Sociales-.

A continuación, disfrutaremos de un ágape en el Salón Jauretche.


* * *

Invitan y organizan: Diana Maffía, Grupo de Estudios Sociales, Centro Cultural de España en Buenos Aires / AECIP

top