Algo sobre estas “escrituras 2.0”

Cuando uno no depende de alguien o algo exterior para decidir sobre qué escribir, sobre qué trabajar, el horizonte de las posibilidades se amplía de manera abrumadora. Escribir –materialmente- en solitario hace que eso se vuelva aún más complejo. Aunque todos sepamos que tenemos puntos de interés que subyacen, que hay posiciones político-ideológicas que tenemos perfectamente claras, el síndrome de la hoja en blanco (podríamos decir el "post" en blanco, para ponernos a tiro) aún existe.

Para los que alguna vez hicimos radio o algo parecido en materia de lenguaje oral y trabajo con los sonidos, la palabra escrita es palabra que retumba en los oídos mientras se escribe. Para los que luchamos con y desde el lenguaje, la reflexión sobre sus usos y potencias es una fatalidad.

Cuando me dispuse a dar inicio a este espacio también pensé en que puede ser un sitio dónde ejercitar la escritura en el sentido más coloquial. Ahora pienso que determinados elementos tecnológicos facilitan brutalmente la posibilidad de escrituras audiovisuales: un grabador de voz, una cámara digital de fotos que también registra video, la posibilidad de descargar-copiar-reproducir-clonar no sólo textos sino también audios, videos, músicas, testimonios, palabras, violencias, urgencias, gritos, esperanzas. Uf. Los blogs creo que se pueden volver una plataforma tan amplia, tan fértil, para la intervención política, de manera ética y estética, que nos obliga a repensar nuestro lugar como productores de textos. ¿Cómo hacer para tener un blog y "solamente" escribir? Entiéndase bien, escribir en tiempos de Internet –por más anquilosada que suene la expresión- es "escribir y linkear", es compartir y hacer circular. Pero también, cada vez más, en nuestro contexto debería vincularse a una noción ampliada de escritura.

En otro contexto, incorporé a mi reservorio de aclaraciones al escribir oralmente (algunos le dicen "hablar" a esa operación, cómo si fuera tan sólo eso), la categoría de "escrituras audiovisuales". Quería referirme a las producciones que podemos rápidamente identificar como cine, televisión y radio. Y fue en el uso cotidiano de esta expresión que pensé que la escritura en el sentido tradicional, el escribir con papel y lápiz es también una operación audiovisual ¿o acaso leemos a oscuras? ¿o es que tampoco al leer "escuchamos" las palabras en el interior de nuestras cabezas en ese impensable lugar que podemos llamar cerebro o mente?

Quizás estas reflexiones irresueltas, estas ideas que circulan ante este compromiso de encarar un espacio, hacen que piense en un par de puntos finales: siempre, lo queramos o no, estamos necesitados de un contexto en el cuál verter nuestras escrituras, ya sean estas orales (hablar, decir, recitar), audiovisuales (filmar, editar un video, hacer un collage de imágenes y sonidos) o lo que llamamos escribir a secas (desde la tinta y el papel hasta un mail o un "post"). Un mínimo piso desde el cuál dejar claro quién es el que escribe, desde dónde hablamos, para qué lo hacemos.

Sin apuntar a universalismos, pensar y decir "situados". Eso, que parece tan poco, que parece tan llano, es un primer paso necesario para una intervención política (y estética) cargada de reflexión y conciencia.

Y volviendo un poco atrás, la pregunta final sería: en la lógica del blog ¿tengo que releer lo escrito o apretar "publicar"?

4 comentarios:

Babs · dijo...

Vos poné publicar, total, siempre está la opción de "editar" ... magias del 2.0, mi carnal!

Aplaudo la existencia de este blog, eh.

Petite Lu dijo...

Depende. Posiblemente si no ponés publicar podés caer en otro laberinto audiovisual que es el de la corrección. Corregir, corregir y corregir. Lo cual puede ser interesante aunque devuelve a la relectura. y a una re-escritura para atrás y para adelante nuevamente(casi al mejor estilo natatorio cantado en el universo Gabo-véase el verso: crol adelante crol atrás-). Pregunta: ¿Se puede empezar escribiendo al revés? empezando por la última oración e ir subiendo hasta terminar justo en el principio? La estructura del blog lo permite, por poseer espacio ilimitado y porque al borrar esas palabras que se borran y descartan no ocupan lugar en la hoja virtual. Invito al ejercicio.
Hace unos días terminé de leer "escribir" de Marguerite Duras. es bella. y seguramente ya lo han leído.
saludos! avanti con el blog!

Petite Lu dijo...

errata:"La estructura del blog lo permite por poseer espacio ilimitado y porque al borrar, las palabras que se descartan no ocupan lugar en la hoja virtual"

Velas a Balzac dijo...

Buena reflexión. Supongo que muchos empezamos nuestros blogs como un espacio de escritura, aunque después se vaya complejizando con otras textualidades, como fotos o videos, que son tan válidas como la escritura a secas. Cada uno tendrá sus motivos para escribir en un blog, para mí es como tener un cuarto propio.

Publicar un comentario

top